Qué hacemos

El Fondo Paraguas Rojo emplea cuatro estrategias principales para realizar su misión:

  • Apoyo financiero
  • Capacitación y asistencia técnica
  • Comunicaciones e incidencia con donantes
  • Movilización de recursos

Además de estas cuatro estrategias principales, el Fondo Paraguas Rojo tiene un compromiso con la participación. Esto implica garantizar que la mayoría de las personas involucradas en las estructuras que nos gobiernan y en la toma de decisiones sobre los apoyos financieros serán siempre trabajador*s sexuales.

Para saber más sobre el trabajo que hicimos en 2013 pueden leer nuestro Panorama Anual (por ahora solo en inglés).

Apoyo financiero

Otorgamos apoyo financiero a todos los grupos y redes dirigidas por trabajador*s sexuales cuyo trabajo tenga una perspectiva de derechos. No les decimos a los grupos que apoyamos en qué deben gastar su dinero o qué deben hacer para que l*s trabajador*s sexuales tengan un mejor acceso a sus derechos. Otorgamos financiamiento institucional que es flexible y se acomoda a las necesidades de cada grupo; se puede utilizar para cubrir gastos como alquiler, salarios, capacitación, formación, obtener el registro legal, vincularse con otros actores o para otras actividades que fortalezcan al grupo/organización. Aunque al principio nuestros apoyos fueron solo por un año, estamos trabajando para poder otorgar apoyos que abarquen varios años como aporte a la sostenibilidad de los grupos. Ese es uno de los objetivos de nuestro plan estratégico actual.

 

Capacitación y asistencia técnica

Son pocas las financiadoras que están apoyando a los grupos y redes dirigidas por trabajador*s sexuales para que desarrollen sus capacidades como organizaciones, especialmente cuando se trata de hacerlo dentro de un marco de derechos humanos. Para ser coherentes con nuestro compromiso con un enfoque participativo y en el que sean l*s trabajador*s sexuales las que decidan, privilegiamos la capacitación entre pares, incluyendo la contratación de otr*s trabajador*s sexuales como consultor*s. De esta manera, valoramos las capacidades que el movimiento ya tiene y hacemos posible que las organizaciones y redes dirigidas por trabajador*s sexuales se beneficien de los conocimientos y la experiencia de sus pares. Como parte del apoyo institucional que otorgamos, aceptamos cubrir aquellos costos de capacitación y asistencia técnica que nuestras copartes identifiquen como prioridades. La Secretaría del Fondo Paraguas Rojo también puede brindar apoyo técnico a los grupos que así lo requieran tanto en la preparación de la solicitud como en la gestión y presentación de informes acerca de la donación recibida.

 

Comunicaciones e incidencia con donantes

Promovemos en forma activa la existencia y los propósitos del Fondo Paraguas Rojo. Queremos que las organizaciones y redes dirigidas por trabajador*s sexuales en todo el mundo conozcan nuestra mirada sobre el financiamiento, que es especial, y tengan ganas de presentarnos propuestas. El rol del Fondo Paraguas Rojo en cuanto a incidencia se concentra en las financiadoras. Queremos que los donantes le asignen una mayor prioridad a las organizaciones dirigidas por trabajador*s sexuales y que todos ellos utilicen un enfoque de derechos humanos para apoyar a l*s trabajador*s sexuales.

 

Movilización de recursos

El Fondo Paraguas Rojo existe para atraer más fondos que nos permitan otorgar más apoyo financiero y también para alentar a otras financiadoras a apoyar directamente a los grupos dirigidos por trabajador*s sexuales y al trabajo que hacen por sus derechos en forma directo. Nuestro compromiso es gastar por lo menos un 70% de nuestro presupuesto anual directamente en apoyos financieros para grupos y redes dirigidas por trabajador*s sexuales. Con el 30% restante cubrimos los costos del fondo, que incluyen nuestras estructuras participativas de gobierno y de toma de decisiones en cuanto a los apoyos financieros, la movilización de recursos, el personal y los gastos generales.